Casi 17 millones de personas en Estados Unidos padecen acné, una de las enfermedades de la piel más comunes en el país.