La fibrilación auricular requiere atención médica inmediata. Si no se la trata, puede provocar ataques de apoplejía que pueden llegar a ser letales.