Los virus de la influenza, o gripe aviar, se encuentran por naturaleza en las aves. Las aves silvestres en todo el mundo pueden llevar los virus en los intestinos, pero generalmente no se enferman.