Las transfusiones de sangre pueden reemplazar la sangre perdida por una lesión grave o una cirugía. También pueden ayudar a alguien cuyo cuerpo no produce suficiente sangre debido a una enfermedad.