La sangre que se utiliza en las transfusiones de sangre en general proviene de un banco de sangre. Los bancos de sangre extraen, analizan y almacenan sangre. Muchos países, incluyendo los Estados Unidos, analizan minuciosamente toda la sangre donada en busca de posibles problemas, como virus que puedan causar enfermedades.