Las arterias coronarias saludables tienen un forro liso, el cual deja que la sangre fluya con facilidad.