La quimioterapia usa medicamentos que se dirigen a las cÚlulas que se dividen con rapidez y las destruyen. Los medicamentos para la quimioterapia circulan por todo el cuerpo y detienen el crecimiento de las cÚlulas cancerosas.