Depůsitos de colesterol se acumulan en las arterias coronarias, formando una “placa” que estrecha la arteria.