Los coágulos de sangre pueden ser muy peligrosos, ya que pueden causar la pérdida de una extremidad, un ataque de apoplejía o incluso la muerte.