La sangre contiene sustancias naturales que causan la formación de coágulos. Cuando una persona sangra como resultado de una lesión, estas sustancias endurecen la sangre alrededor de la lesión para que forme un sello. Estos “coágulos buenos” ayudan a reducir la pérdida de sangre del sitio de la lesión.