Una dieta sana juega un rol importante en ayudar a prevenir o controlar muchas afecciones de la salud, incluyendo:  Enfermedad de las arterias coronarias. Obesidad. Presión arterial alta. Diabetes. Algunas formas de cáncer.