Estamos completamente rodeados de gérmenes. Usted no los puede ver, pero hay millones de ellos en nuestra piel y solo se pueden ver a través de un microscopio.