Hay dos maneras de limpiar sus manos. Una de ellas es lavarse las manos con agua tibia y jabón mientras se las frota. Cuando usted vea o sienta que sus manos están sucias, debe lavárselas, pues es la única manera de matar los gérmenes.