Si el lavado no se hace correctamente, los gérmenes pueden quedarse en las manos después de lavarlas. Las instrucciones siguientes pueden ayudarle a lavarse las manos correctamente:  Mójese las manos y las muñecas bajo el agua tibia de grifo.