Cada año, millones de personas en todo el mundo tienen un infarto de miocardio. Un bloqueo que no se trata dentro de pocas horas de haber ocurrido puede causar un daño permanente al músculo cardíaco afectado.