El virus es transmitido a través de la sangre y los fluidos infectados del cuerpo. Esto puede ocurrir por:  contacto directo de sangre a sangre, sexo sin protección, uso de agujas no esterilizadas y una mujer contagiada a su recién nacido durante el alumbramiento.