Hay aproximadamente 4 millones de personas en los Estados Unidos infectadas por el virus de la hepatitis.