Cuando una persona se contagia con el virus de la hepatitis C, puede que no note ningún síntoma, sobre todo al principio.