La cirugía para el reemplazo de la cadera es una operación muy exitosa y segura. Sin embargo, el éxito a largo plazo depende mucho del paciente mismo.