Los científicos asocian el 70 por ciento de los cánceres con los alimentos que tomamos.