Los desfibriladores cardioversores implantables también se conocen como DCI, o ICD por sus siglas en inglés. Cada año, miles de pacientes se someten a cirugía para implantar un DCI. Si bien un DCI no cura una enfermedad cardíaca, puede reducir el riesgo de muerte de una persona hasta en un 50%.