Más de 25 millones de pacientes se someten a cirugía cada año en los Estados Unidos. La piel se puede cerrar de distintas formas tras una cirugía o una herida.