La infección por los virus de la influenza puede ocasionar una enfermedad grave y puede causar complicaciones que pongan en riesgo la vida. La mayoría de las personas se recuperan en una o dos semanas.