La diabetes no se puede curar. Sin embargo, los niveles de az˙car en sangre se pueden controlar y mantener dentro de valores normales.