Colocarse una inyección es simple.  Es normal que la mayoría de las personas se ponga nerviosa cuando tienen que aplicarse una inyección. Sin embargo, una vez que usted aprenda el procedimiento y lo practique, el nerviosismo desaparecerá.