Los bebés recién nacidos con ictericia tienen mayor riesgo de complicaciones que pueden llevar a retraso mental, sordera y otros problemas que pueden durar mucho tiempo. Afortunadamente, la mayoría de los casos de ictericia neonatal desaparecen solos y sin tratamiento y no son graves.