El programa de pruebas preliminares para recién nacidos generalmente empieza con un examen de sangre u otro tipo de examen y se usa para identificar afecciones serias o mortales antes que los sí­ntomas aparezcan. Se puede empezar el tratamiento antes que la salud del bebé sea perjudicada por estas afecciones.