Aunque cada enfermedad por sí sola es poco común, juntas pueden afectar a uno de 1500 bebés. Si estas afecciones no se tratan pueden causar problemas de salud, tales como desarrollo físico deficiente, retraso mental o incluso la muerte.