Las pruebas preliminares para recién nacidos son importantes. Un bebé puede aparentar estar saludable pero ya cuando los síntomas aparecen, puede haber ocurrido daño permanente. El daño puede causar retraso mental o en muchos casos, incapacidad o muerte.