Cuando un niño tiene diarrea de consistencia acuosa, corre peligro de deshidratarse. Es vital que todos conozcan los signos de la deshidratación y que sepan cómo prevenirla y tratarla.