Si un niño tiene diarrea de consistencia acuosa, ¡actúe de inmediato! Hágalo tomar grandes cantidades de líquidos tales como cereal aguado, avena líquida, té, caldos y agua pura. Si su bebé está deshidratado, es preferible que le dé leche materna con frecuencia antes de darle otros líquidos.