La detección temprana de células cancerosas en el cuello del útero con un frotis de Papanicolaou facilita el tratamiento en la mayoría de los casos.