El cerebro es el centro de control del cuerpo. El cerebro controla:  los movimientos, las percepciones, los sentimientos, la personalidad.