El alimento que normalmente comemos pasa de nuestra boca a nuestro esófago. El alimento luego va al estómago, donde se digiere parcialmente. El estómago está protegido por la pared abdominal, que está formada por capas de músculos, y por la piel.