Cuando usted está embarazada, no solo tiene que “comer para dos”, también debe respirar y beber para dos. Por esto es importante considerar con mucho cuidado qué introduce en su cuerpo. Si usted consume alcohol, fuma o usa drogas ilegales, también lo hace el bebé que lleva en su vientre.