No hay cura para el SIDA. Sin embargo, hay nuevos tratamientos que pueden desacelerar su progresión.