El aire que respiramos contiene gérmenes. Nuestro sistema inmunológico protege a los pulmones de las infecciones combatiendo la mayorí­a de estos gérmenes como los virus y las bacterias. Sin embargo, cuando los gérmenes logran sobrepasar las defensas del sistema inmunológico y entran a los pulmones, éstos pueden causar inflamación.