Entre el 5 y el 10% de las personas diagnosticadas con diabetes en los Estados Unidos tienen el tipo 1.