La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn causan inflamación intestinal y producen síntomas muy parecidos. Juntas, afectan a casi 1 millón de norteamericanos cada año.