La comida ingerida va por el esófago, o sea, el tubo alimenticio.