Los coágulos de sangre pueden ser peligrosos para algunas personas. Pueden causar la pérdida de una de las extremidades, apoplejías o la muerte.