Después de una lesión, las sustancias naturales que permiten la coagulación hacen que la sangre se endurezca y selle el sitio de la lesión. Estos coágulos ayudan a minimizar la pérdida de sangre.