Algunos efectos secundarios del tratamiento con warfarina son normales, entre los que se incluyen:  Distensión abdominal. Cambios en el sentido del gusto. Escalofríos o sensación de frío. Gases o dolor en el abdomen. Pérdida del cabello.  
 Si estos efectos secundarios se tornan intensos o no desaparecen, póngase en contacto con su profesional de la salud.